No soy del montón

Estaba en mis redes sociales cuando encuentro una publicación que hablaba sobre la victoria que Puerto Rico tuvo contra República Dominicana en el clásico de pelota. Si eres puertorriqueño podrás notar que hacen demasiada referencia a una palabra que nuestro receptor, Yadiel Molina, menciona. ¿No sabes cuál es? ¿Recuerdas cuando la tenista Mónica Puig estaba representando la isla en las olimpiadas? También la dijo.

En el articulo decía “Si no celebras con esta palabra, no eres puertorriqueño.” Rápido me eche a reír y dije “seré un alien entonces porque ya no la uso.” Luego de ver ese titular me molesté un poco, no podía creer que nos quieran identificar con algo que no todos dicen. Soy puertorriqueña, pero no tengo que hablar así para poner el nombre de la isla en alto.

Antes de conocer a Cristo esa palabra estaba en mi vocabulario, junto con otras quizás más fuertes. Algo que provocó que hiciera ese cambio en mi vida fue que no quería que me conocieran como la chica que hablaba malo constantemente , sino por la chica que Dios restauró y que hizo nueva. La sociedad nos quiere obligar a un estilo de vida basado en lo que las demás personas quieren que seas, provocando que lo que Dios ha hablado en tu vida no se convierta en tu prioridad. Quiero traerte unos conceptos básicos sobre lo que dice la palabra de Dios acerca de esto:

Romanos 12:2-3

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.”

Pablo le habla a una iglesia que estaba enfocada en instruir el pueblo para llevar el mensaje de salvación. El sabía que si no preparaba estas personas, iban a ser consumidas por los deseos del mundo y el mensaje no llegaría tan lejos como en la actualidad.

Como creyentes debemos vivir de tal forma que las cosas mundanas no corrompan lo que Dios ha empezado a construir en nuestra vida. Vivimos en el mundo, pero no somos del mundo. A ti no te define una palabra o una cultura, a ti te define el ser un hijo de Dios que ha encontrado Su misericordia y amor por medio de Jesucristo. Tu no eres del montón. Fuiste escogido para cosas más grandes que lo que el mundo te está ofreciendo. Es tiempo de cambiar, es tiempo de salirte del montón.

Versículos claves:

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”

‭‭1 Juan‬ ‭2:15-17‬ ‭‬‬‬‬

¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida?

 Mateo 16:28

‭‬

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s