¡No más excusas!

Ya se terminó febrero. Para este tiempo ya nos acostumbramos a escribir 2017 en vez de 2016 y seguramente se nos olvidaron esas metas que nos propusimos a principios de año. Aquí es cuando las excusas se hacen la orden del día, pero de excusas no se vive.

Recuerdo una conversación con mi pastor en dónde según yo, le presentaba razones extremadamente válidas por las cuales no pude servir en la iglesia. Quizás para mí eran válidas pero para el que necesitaba el servicio que yo brindaría no. ¿Vez?

Las excusas son una solución temporera para prolongar un comportamiento erróneo.- Pastor Franco Rivera

 Este año una de las metas que me he propuesto es dejar las excusas. No puedo seguir diciendo que quiero algo y no hacer nada para conseguirlo. No puedo seguir diciendo que sigo a Cristo, si me quedo tirada viendo Netflix todas las noches.

La generación Millenials la han tildado de engreídos que esperan que las cosas se materialicen, pero yo me rehusó a pensar que eso es todo lo que es mi generación y el cambio empieza conmigo.

 

¿Quién sabe si no llegaste a ser reina precisamente para un momento como este?

– Ester 4:14b

Me encanta la historia de Ester en especial porque ella dejó las excusas con Dios. Se atrevió a hacer cosas que parecen imposibles para nosotros. Hay personas que necesitan que nosotros nos levantemos a hacer la diferencia. Estamos aquí en este mundo para mostrar el amor de Dios para la humanidad y no podremos hacerlo si nos seguimos quedando callados y sentados viendo como la vida pasa a nuestro alrededor.

Cuando mi pastor me corrigió, no lo vi con buenos ojos. A nadie le gusta que le digan que está mal, pero era necesario como dicen los Proverbios.

Escucha el consejo y acepta la corrección, para que seas sabio el resto de tus días.

– Proverbios 19:20

Hace un tiempo escribí en mi blog sobre decidir ser una mujer sabia. Ahí hablo sobre decidir como nos queremos ver en un futuro para entonces dirigir nuestras acciones alrededor de esa visión. Yo decidí que quiero ser una mujer sabia. Quiero ser esa persona en la que todos puede confiar. Para eso debo de estar presente en dónde quiera que Dios me quiera. Debo de ejercer buen juicio a la hora de dirigirme a otros. Para ser una mujer sabia no puedo dar excusas porque la Biblia no dice que el principio de la sabiduría son las excusas. (Proverbios 1:7)

Un legado de bendición no se cultiva de la noche a la mañana. Se trabaja a diario en esos pequeños momento de obediencia en los que decimos, puedo hacer algo para mi diversión ahora, pero esto es lo que Dios me mandó a hacer en este momento y eso es más importante. En la Biblia no están los que le dieron excusas a Dios, están los que dijeron heme aquí. (Isaías 6:8) Así que Dios, Heme aquí.

 

 

 

 

Para leer más de Radical Dary, entra a www.radicaldary.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s