La vida perfecta

En mi caminar en el evangelio me he encontrado con amistades diciendo que al ser cristiana mi vida es perfecta. Según ellos tengo “la bendición de Dios a  mi favor por ser obediente y seguir Su voluntad.”

Se siente bien saber que hay personas a tu alrededor que conocen cuan genuina es mi relación con Dios, pero es malo cuando creen que somos perfectos solo porque le creemos.

El significado de la perfección se nos queda corta a la hora de hablar sobre nuestras vidas. Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro salvador estamos reconociendo que nuestra vida no es perfecta, pero aún así, se la entregamos a alguien que si lo es.

Hay varios ejemplos en la palabra sobre personas que vivian una vida recta pero no perfecta, tenían sus caídas y tropiezos pero tenían claro el concepto real de lo que era honrar a Dios con sus vidas imperfectas. Mencionaré a algunos:

David

Muchos sabemos la historia de David, fue el menor de 8 hijos y ninguno de su familia creía que era capaz de ser rey. Después de grandes hazañas y sucesos, cometió varios errores, pero nada de eso le impedía adorar a Dios en las buenas y en las malas. Muchos de sus clamores al arrepentimiento y de gozo por sentirse libre de sus actos están en los salmos.

Moisés

Podemos aprender tanto sobre la vida de Moisés que debería hacer un estudio bíblico y sé que me tomaría un montón de tiempo en terminarlo. Cuando Dios le habla sobre liberar el pueblo de Egipto, Moisés le vino con la excusa de que era tartamudo y por eso era incapaz de hacer la obra que Dios le mandó. Sin embargo, Moisés reconoció de que fue Dios quien lo llamó y ya todos saben el final de la historia.

Job

Hace mucho tiempo llevo estudiando la vida de Job y les puedo decir que se ha convertido en uno de mis personajes favoritos de la biblia. Muchos dicen que lo que tenía era pura mala suerte al perder sus ganancias, sus hijos e incluso, sus amistades, pero nadie se iba a imaginar que la obediencia intachable de Job le traería el doble de lo que tenía.


Para todas esas amistades que me han dicho que mi vida es perfecta, déjenme decirles que no es así. He cometido muchos errores a lo largo de mi vida en el evangelio, es más, me atrevería decir que las peores cosas me han pasado desde que me convertí. No es algo de lo que estoy súper orgullosa de decirlo, pero puedo decir que esos errores me han ayudado a llegar hasta donde estoy.

Le doy gracias a Dios por la vida que me ha tocado vivir, es una vida imperfecta pero confiada en que, al final de la carrera, podré experimentar esa perfección con la que Cristo vivió.

 

Versículos claves:

 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:12-14 (RVR1960)

© 2017 Shout It PR. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s