El cuerpo de Cristo

Hace varias semanas he estado lidiando con un uñero en un dedo del pie derecho. Creo que es la primera vez que me sale porque honestamente no recuerdo haber tenido un dolor tan incómodo.

Al pasar los dias se ponia peor. La inflamacion subía y me dificultaba caminar y hacer actividades físicas como correr longboard o jugar DDR. ¿Lo más triste de eso? Esas eran las pocas cosas que hacía para entretenerme porque la luz no ha llegado a casa. Gracias, huracán María.

No sé si te has puesto a pensar en esto, pero me di cuenta lo importante que son los dedos en los pies. Lo sé, es un pensamiento super random, Pero desde mi perspectiva tiene sentido.

Gracias a los dedos de los pies tenemos balance y nos facilita el caminar. Es algo sencillo, ¿verdad? Pero, aunque no lo creas, siendo algo sencillo nos ayuda más de lo que creemos. De vez en cuando pasamos desapercibido esos pequeños detalles, nos encontramos con cosas que son insignificantes, pero a la hora de la verdad tienen una razón del porqué esta ahí.

 

Alguna vez te has sentido asi? Porque yo si.

 

Cada uno de nosotros tiene una función importante en esta vida. Quizás pasamos mucho tiempo sin saber que somos parte de un cuerpo espiritual, un cuerpo donde todos somos importantes y si alguno de nosotros se debilita, puede afectar al resto del cuerpo. Muchas veces nos quedamos en una burbuja creyendo que no somos útiles, vemos a los demás desde el asiento del espectador deseando ser parte de ese cuerpo provocando un estado de vegetación espiritual ( lo acabé de inventar, sorry)

Es bien dañino cuando entramos en ese estado, nos paraliza en nuestro crecimiento y se nos hace difícil el fluir con es resto del cuerpo llegando al riesgo de desprendernos y comenzar el termino que llamo la “Muerte Espiritual” Míralo desde  este punto de vista: el cuerpo humano necesita un flujo constante de sangre para mantenerse oxigenado, hay veces que la oxigenación no llega al cuerpo y provoca que la piel se torna un color medio púrpura haciendo que esa parte del cuerpo, eventualmente, no funcione y se tenga que amputar.

Así nos pasa en nuestra vida espiritual. Cuando reconoces que eres útil en el cuerpo de Cristo pones en función los dones y talentos que Dios ha depositado en tu vida, con el propósito de fortalecer tanto tu vida espiritual como a otras personas a través del servicio y a tu congregación.

Dios ha puesto utilidad en tu vida. Es tiempo de reconocer lo importante que eres para El y lo que puedes llegar a hacer cuando te unes al cuerpo de Cristo. Es una aventura. Es un regalo. Es una bendición.

 

Versículos claves:

1 Corintios 12:27

Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y {cada uno} individualmente un miembro de él.

 

Romanos 12:4-5

Pues así como en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo en Cristo e individualmente miembros los unos de los otros.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s